jueves, 18 de diciembre de 2014

¿PODEMOS TERMINAR SIN SUFRIR?

Otra vez, cuando todo parecía jugar en contra, cuando ni siquiera el arquero parecía fino, cuando el balón era cuadrado para nosotros; La lucha, la inteligencia emocional y la prudencia hicieron que Santa Fe se trajera a Bogotá una victoria que invita a soñar.

Un primer tiempo lánguido para el León, con muchas confusiones, con muchos errores en la marca, dejando libre a Marrugo por todo el campo, especialmente en la bomba central en la cancha y dándole muchos espacios a Marín en su carril.

Como se sospechaba, llegó el gol, luego de varias salvadas y de los mismos errores en la marca que vimos durante el cuadrangular. Marrugo habilita a Cano con un triple error de Arrechea, Torres y Mosquera.

Increíblemente el balón nos juega a favor en una jugada en la que Camilo se equivoca fuertemente y el balón se la pasa por las piernas. Rodando en cámara lenta el balón parece tener dirección de gol, pero entran los fantasmas de los antepasados santafereños, Ernesto Díaz, Gamboa y Céspedes a la cancha y soplan el balón un poquito para que no entrara.

Se acaba el primer tiempo y sin haber rematado al arco, las alarmas se prenden. Omar Pérez tendido en el campo parece estar lesionado de gravedad. Y efectivamente.

Sale el León a la boca del túnel y el primero en salir es un jugador moreno y menudito con el uniforme limpio. Mi mente y mi corazón se vinieron al piso. Omar Pérez se perdería lo que faltaba de la final en Medellín.

Y empezaron los primeros minutos y Santa Fe aunque mejor parado, seguía sin ser contundente y seguía insípidamente por el terreno de juego. El Medellín que mucho se cuidó de las faltas de costado se cuidaba de no darle la ventaja a Santa Fe. Pero falló en una y el León con la ayuda de ese jugador moreno y menudito empataba el partido.

Cobro de costado. Levanta Vargas y como el Capitán centella, llega Franciso Meza para empujar con los taches la pelota ante un sorprendido portero del local. Un gol que nos ponía en una posición cómoda para lo que veíamos en el campo.

Solo dos minutos después el Atanasio queda sepultado en un enorme silencio al ver que ese mismo jugador moreno y menudito, le mete un pase a Morelo con una clase enorme desde tres cuartos de canchas propias.

Morelo toma el balón y con su característico enganche deja a un rival y al segundo con potencia mete el balón de túnel al palo izquierdo del portero. Golazo del resistido jugador que nos mete en la pelea y nos pone a soñar.

Y así como en el primer tiempo pudimos irnos con más goles de desventaja, en el segundo pudimos haber hecho otro. Primero, con Cuero en una cabezazo que le llegó a las manos al portero, con dos tiros de media distancia de Vargas que estuvieron a punto de generarnos una sonrisa más grande.

Transcurrieron los minutos con superioridad física, mental y futbolística para el León y con el gran abrazo de un equipo que está muy unido.

¿Se acabará esto sin sufrir? ¿Será que podremos tener una final que sea apta para cardiacos?

¿Tendremos una Navidad tranquila y descansada luego de este enorme paso?

Santa Fe demostró que puede luchar cualquier partido, que puede levantarse de cualquier adversidad y que tiene todo para sacar hilo y aguja.

Esta vez no se puede fallar.

Con la Santa Fe, la Santa Fe de Díaz, Pandolfi, Gottardi, Preciado, Sekurarak, Pachecho, Gamboa, Cañón, Valencia, Sir Wilson, Hormazábal, Ochoa, Tébez, Sarnari, Rodríguez y todos esos que han construido nuestra historia me despido.

Vamos León!!!





domingo, 14 de diciembre de 2014

SIMPLEMENTE NO SE PUEDE DESCRIBIR

Cuando uno se pregunta qué es Santa Fe, uno simplemente no sabe como describirlo.

Es fútbol? Es milagro? Es el minuto de Dios? Es pasión? Es dolor? Lágrimas?

Santa Fe lo es todo, con las palabras sufrimiento, dolor, perder cuando menos se espera como apellidos. Santa Fe lo es todo. Todo eso es Santa Fe.

Hoy no fuimos fútbol, tampoco fuimos garra. Hoy fuimos ese sentimiento de dolor, de amor, de odio, de locura desenfrenada.

No puedo negar que hasta el minuto 75 fui muy escéptico y crítico pese a que en mi sueño de ayer mi mente me puso un video en la cabeza donde Omar Pérez hacía un gol de tiro libre en el minuto 85 en el arco sur del Atanasio. Pero mi sueño se equivocó por un poquito. No fue Omar, fue el menos pensado, el venezolano y de la forma más loca posible.

Si, fue un milagro.

Un milagro del alma, de Dios, del Cosmos, de los leones que pese a no haber un hecho un buen partido sacaron el resultado y sacaron al verde de paso en su propia casa. Un poco de revancha. Un poco de locura desenfrenada.

Eso es y será Santa Fe. Nada diferente. Sudor y lágrimas, de felicidad y de tristeza. Santa Fe es un penal desperdiciado en el minuto 85 que termina siendo gol.

Santa Fe es ese equipo que es capaz de ganarle a su máximo rival para pasar a la final en su casa, pero es el equipo que no puede ganar dos veces seguidas en su propio campo.

Eso es Santa Fe y nunca va a ser diferente. Entiéndanlo de una vez. Es parte de nuestra mística, de nuestra historia, de nuestro escudo. Nunca seremos ese equipo que gana todo fácil. NO LO SEREMOS, tampoco quiero serlo.

Santa Fe es un gran y mágico Omar Pérez capaz de adormilar cinco minutos de partido.

Santa Fe es un DT aguerrido y simpático.

Santa Fe es un equipo que gana en Medellín con dos centrales suplentes.

Santa Fe lo es todo.

Ahora a sufrir el doble, que lo que viene no es fácil.

Los quiero amigos. Acompañemos al equipo, que lo único que tenemos es es lo que siempre dice nuestro escudo: Santa Fe.

Con la Santa Fe puesta es nuestro escudo me despido.

Vamos León!!!


martes, 9 de diciembre de 2014

QUEMÓN O MILAGRO?

Lo que pintaba para una enorme fiesta y una cómoda clasificación se convirtió en un parto de quintillizos. Como es costumbre en nuestro equipo, las cosas no serán fáciles y nos jugaremos la vida en Medellín.

Pero... ¿Qué pasó? ¿Cómo un equipo puede fluctuar tanto en su forma de juego? ¿Cómo pueden cambiar los niveles de los jugadores de un partido para otro?

Pasó lo que nadie quería, definir la clasificación en Medellín. Y ganar allá es a otro precio.

Sobre el partido del Caldas, muchos podrán escudarse en la horrenda actuación de Machado, pero antes que eso estuvo nuestra fatal presentación. Un equipo sin ideas, sin soluciones, con sus mejores jugadores perdidos y divagando en el campo.

Una defensa muy mal parada, con errores individuales puntuales de Meza y Roa, nuestros baluartes que nos dejaron con el crespo hecho.

Costas tiene la obligación de clasificar a nuestro equipo, tiene el equipo y la herencia para lograrlo. Nuestro DT tiene unos resultados previos que debe mejorar. Será uno de los partidos con mayor ventaja que podamos disputar en Medellín debido a los viajes de el rival.

Santa Fe tiene la oportunidad de hacer historia clasificando en Medellín, pero también tiene el agua en el cuello, donde nuevamente puede dejar el pan más quemado que en ocasiones anteriores como contra Tolima, Caldas, los verdes... en fin. Recordaré la historia para ver si se cumple la ley judía de "quien no recuerda su historia está condenado a repetirla".

Será una semana larga, pero yo en mi interior tengo Fe que esto se revierta y que la buena campaña que ha hecho el profesor Costas termine con decoro, se lo merece, se lo merece gran parte de la hinchada y se lo merece la directiva que ha hecho una muy buena labor en estos cinco años. Eso no está en duda, los resultados lo dicen, son los mejores y más regulares de nuestra historia. El que no crea o sea escéptico, vaya a los libros o recuerde los dichosos años noventas.

Con la Santa Fe puesta en que no se queme el pan en la puerta me despido.

Vamos León!!!

lunes, 1 de diciembre de 2014

AY SANTA FE! CÓMO ME HACES SUFRIR!

Cuando todo parecía un cuento de hadas y demasiado real para ser verdad, llegamos a las definiciones importantes y casi que como de costumbre empezamos a apretar cuando la teníamos fácil.

Luego de un buen partido del León, donde Cuero, Morelo, Arias, Pérez y hasta Anchico tuvieron para definir, esa maldita maldición con la que cuenta Santa Fe no nos permitió ganar el partido. La verdad es que es muy difícil explicar por qué no se ganó el cotejo en la 57.

Fue un partido de vértigo en el área rival. Un equipo metido atrás, con ganas de salir de su cerco pero que no encontraba salida. Santa Fe por su lado con mucha verticalidad y mucha presión seguía presionando y buscando como matar al rival, pero fue imposible.

Un gran arquero que atajó dos pelotas increíbles y varias más muy buenas y la falta de tiza de Cuero y Morelo, nos cerraron el arco.

Y ahora empezamos a apretar. Tenemos que ganarle al Caldas a como de lugar. Ya leo a muchos escépticos, a muchos personajes criticando a un equipo que es el mejor Santa Fe de la historia, gústeles o no. Esta base que se forjó hace varios años nos acaba de clasificar por tercera vez consecutiva a la Copa Libertadores, algo que no había pasado nunca.

Un sufrimiento extra típico de nuestra historia. No creo que esté todo perdido. Al fin y al cabo llevamos la media inglesa, dos ganados, dos empatados, no veo por qué armar tanto escándalo. Ganándole al Caldas, podríamos incluso clasificar con un partido de anticipación.

Ay Santa Fe! cómo me haces sufrir!!!

No solo jugaremos un partido muy difícil con Caldas, jugaremos sin la magia de Omar que el sábado volvió a aparecer.

Ahora jugaremos sin De La Cuesta, cuestionado por muchos, pero gran jugador. La primera parte del semestre era ídolo e indiscutible. Bajó su nivel. Lo que si no puedo creer al respecto es que gente se alegre de la lesión. Eso es inhumano.

Jugaremos con la presión a estallar de ganar (espero que al tiempo que el otro partido del grupo).

Ay Santa Fe! qué sufrimientos!!!

En caso de llegar a una hipotética final, será muy difícil con Medellín. El equipo de esa ciudad es muy contundente, tiene al gran Cano y a un excelente arquero. Tiene nuestros mismos problemas aéreos y muchos en la contención, con toque se le apaga el fútbol a ese equipo como lo demostró ayer, el equipo Pereirano.

lunes, 24 de noviembre de 2014

UN PUNTO MÁS CERCA

Como todo en la vida, un punto puede ser mucho o puede ser poco. En este momento, tenemos esa dualidad. No sabemos si es mucho o poco. Lo que si sabemos es que llegamos a 7 puntos y dependemos de nosotros al 100% para clasificar a la final. Dependemos de ganar nuestros dos partidos de local y llegaríamos 13 puntos, por lo que nos haríamos inalcanzables gracias al punto invisible.

En un partido de altísima tensión en Neiva, en nuestra cancha maldita, rompimos una nueva estadística, logramos convertir un nuevo penal. Como si se tratara de un chiste, Camilo Vargas se apoderó del balón y lo cobró como mandan los cánones del fútbol. Duro, al centro. Totalmente inatajable.

De ahí en adelante se vivió un partidazo en el cancha del Plazas Alcid. Santa fe muy metido en su terreno con un Huila que no iba a dar la más mínima ventaja. Tanto así que a punta de centros, presión y ganas, nos empataron.

Cuando todo parecía que iba a ser peor, Cuero ganó un cabezazo que se metió en el fondo de la red y con una muy divertida celebración decretó el 1 a 2.

Pero Huila volvió a despertar por dos razones. La primera porque tienen un gran equipo. Con pocas figuras pero muy bien dirigido y asistido. Segundo porque contaron con la complicidad del árbitro Roldán (paisa) quien se vio totalmente parcializado a favor del equipo de su tierra.

Primero, en un corner inexistente se gesta el segundo gol del local. Y en un balón que limpiamente quita Meza, nos meten el segundo. Para colmo de robos, nos metió cinco de reposición algo que pasa muy pocas veces en el fútbol Colombiano. Ni siquiera cuando el equipo que no es verde de Cali se botaba acá veinte minutos para perder tiempo o cuando Tolima se gastó diez minutos tirándose al piso. Bueno, eso si se lo hacen a Santa Fe, uno de los únicos equipos a los que se les ha metido un gol en el minuto 52 en Barranquilla.

Qué robo!!! Qué parcialidad la de Roldán, de aquí en adelante en este blog el "innombrable".

Claro está que la victoria tampoco se logró por nuestros propios errores y el buen juego del rival. La defensa perdió todo su carácter y su fortaleza a partir del partido con Nacional. Qué pasó? Qué le pasó a De La Cuesta quien era de los mejores de este año? Qué le pasó a nuestro querido Meza? Será la línea de tres? Será que de visita no debemos jugar con tres definitivamente?

Partidazo en Neiva, de infarto, con goles y corazón por parte de ambos equipos.

Hoy sinceramente además de felicitar a mi amado equipo quiero felicitar al buen fútbol del equipo del Pecoso. Gracias al fútbol por este partido.

Se viene el partido de vuelta, un partido más que difícil, en el que una victoria (con ayuda del Caldas) nos podría dar el paso a la final dos fechas antes. Sería alucinante.

Con la Santa Fe puesta en que la defensa recupere todo su nivel me despido.

Vamos León!!!

jueves, 20 de noviembre de 2014

A PASO DE LEÓN!

Así es Santa Fe. Saca unas sorpresas que uno simplemente no entiende. ¿Cómo pasar de un problema de errar un nuevo penal a ver una obra de arte en un par de minutos? Del dolor a la gloria (y viceversa por supuesto). Un extremo masoquismo, un extremo sufrimiento.

Buen partido planteado por Costas, que entendió que había que tener la pelota y arriesgar un poco más. Que también tuvo cabeza fría para recomponer el equipo y dinamizar el esquema.

Un muy buen primer tiempo para ambos equipos, con "Rufai" como gran figura y con un Cuero que estaba intratable, pero que no era capaz de dar la última puntada. Mucho toque, mucha precisión y mucha tenencia. Tres grandes opciones que no pudimos capitalizar.

Y se veía negra la noche no solo cuando nos enteramos que Adrián Vélez era el árbitro del encuentro, la preocupación se incrementó cuando vimos el primer penal no pitado, la apretada a los jugadores y la permisividad en la pata fuerte al rival.

Luego en una jugada repetida por el León desde hace dos años, Cuero gana en velocidad y Henao derrumba al Cuerito. El arquero del Once debió ser expulsado, pero el árbitro siguió jugando.

Pero como siempre. Como para no perder la costumbre. Pérez se adueña del balón y Henao ataja espectacularmente a mano cambiada.

Cuando todo se veía caída, cuando la rabia se apoderaba de nuestas almas, apareció la magia del Calvo. ¡Oh! ¡OMG! Omar Pérez baña al arquero con una vaselina que se le olvidará muy pocos y decreta el 1-0.

¡¡¡Qué pintura!!!

Y como siempre, a sufrir se dijo, Rora se vistió de arquero y sacó un balón en la raya, Rufai supo ganar minutos y los tiros libres de Arango no pasaban a menos de 50 centímetros de nuestra valla. Qué sufrimiento!.

Así acabó el partido y Santa Fe saca la casta de semifinalista y se pone a tiro de buñuelo para la final. La opción está ahí y la clasificación está en casa.

Y por si las dudas, ya estamos en Copa (los puntos en las finales no cuentan).

Un día más para celebrar.

Con la Santa Fe puesta en seguir con este paso a paso me despido.

Vamos León!!!

lunes, 17 de noviembre de 2014

SE PUEDE SEGUIR CREYENDO

No fue un buen partido en general de Santa Fe y esto claramente se viene escribiendo día a día, en este blog y en muchas otras columnas. Pero es de alabar el temple, la categoría de algunos jugadores, (la mayoría por suerte) y por supuesto lo que siempre pedimos, el exceso de testosterona.

Ese maleficio del que todos hablan no existe. A los verdes les hemos ganado aquí y allá en finales, generalmente en Bogotá les ganamos. Acuérdense del gol de Omar, del de Marrugo, de los goles de Seijas para llegar a la final de la Copa, acuérdense de los títulos setenteros del León, fueron contra ellos. Así que olvídense de ese nefasto partido en la final del año pasado y pasen esa página, dejen de creerse eso que nos ganan acá siempre porque no es verdad. Es más las estadísticas de finales nos favorecen. Lo dicen los números, no los amargos.

La sangre fría pudo más que nuestros propios errores.

Las ganas pudieron más que cualquier cosa.

La hinchada, esos que siempre creemos, esos 5000 con acompañantes de siempre, que creímos y creemos ciegamente estuvimos ahí para verlo. Para ver a un equipo levantarse varias veces de sus propias cenizas para sacar adelante un partido que pintaba oscuro.

Esa hinchada que sacó un majestuoso trapo en un partido donde nadie esperaba ninguna sorpresa se lo merece entero.

Los jugadores lo vieron y con ese aliciente salieron a buscar ese partido que había que ganar.

Algunos dicen que Santa Fe no tiene jerarquía, ahí la tienen, ganando el partido más exigente.

Algunos hablaron del "acabose" con la ida de Wílder. ¡¡¡ pues no!!!! Acá está vivo y más vivo que siempre.

Herido y con ganas de matar a quien se cruce.

Estos partidos se ganan con goles. Nosotros hicimos tres. Todos por méritos propios. Más por virtud y viveza que por error de los propios verdes.

Vienen un ave Fénix levantando sus alas.

Se viene un León hambriento.

Se viene un dragón cargado de carbón en su interior.

Se viene un Rey León.

Costas supo levantar al equipo, le dio buen manejo a la derrota y logró una victoria que pocos creían.

Recompuso a su equipo en pleno partido, le dio vuelta y supo manejar una victoria contra un equipo muy peligroso y muy exigente.

Al final, atónitos los verdes, los traidores de Bogotá y algunos otros, se fueron callados a su carretera cualquier que sea.

Acá señores, se levanta un nuevo equipo con la sangre hervida.

Acá está nuestro equipo. tarde pero listo para cuando haya que entrar a embestir como un toro herido.

Se viene nuestro amado León.

Con la Santa Fe puesta en que nuestro amado levante su alas como en su mejor momento me despido.

Vamos León!!!